‘The tree house’ muestra la confluencia entre la cultura y la naturaleza en Tiempo de Historia

Xiaodong Guo, productor de The Tree House

20/10/219.- La sección Tiempo Historia ha ofrecido dos filmes muy diferentes que a su vez tienen algo en común. Por un lado, The tree house, el largometraje dirigido por Minh Quy Truong que refleja la naturaleza de forma documental y da sentido a la palabra ‘hogar’; por otro, Los espacios confinados, un cortometraje dirigido por Omar Razzak y Shira Ukrainitz que muestra el espacio que ocupa la religión en el universo.

El largometraje The tree house pretende plasmar de forma documental la confluencia entre la cultura y la naturaleza. «Desde el principio intentamos poner un toque etnográfico a nuestro trabajo», decía Xiaodong Guo, productor de la película. La idea original surgió a raíz de un viaje que el director hizo con 13 años y, como explicó el realizador, «vio una casa solitaria en las montañas y le hizo pensar quien vivía allí, cómo era su estilo de vida».

La película indice en la pérdida del hogar, un motivo recurrente en los trabajos de Minh Quy, ya que fue una experiencia que vivió en su infancia. Además, el filme refleja la cultura y la rutina en diferentes lugares de Vietnam y combina todo ello con la idea de la vida en Marte. «Eran grupos étnicos distintos que vivían en lugares distintos, pero a través del montaje conseguimos que aparezcan como una unidad», concluía el director quien, además confirma que «esta obra no tiene hilo narrativo lógico pero es un hecho deliberado por parte del director».

Los espacios confinados

En la misma sesión se programó el cortometraje Los espacios confinados, que hace referencia a aquellos espacios permitidos en la religión y pretende ser «diálogo y conciliación», según afirmaba Omar Razzak, uno de los directores de la obra. Este añadía que «parte de las imágenes mostradas son propias y otras proceden de Youtube». Además, el director relataba cómo en la proyección realizada en Tel Aviv, el público lo percibió como una comedia en vez de como una crítica. Shira Ukrainitz, directora y responsable del diseño gráfico del corto, quiso representar la religión como un líquido que se escapa entre las manos y es difícil de controlar.

Publicado en 64 Seminci, Largometrajes, Más Seminci, Tiempo de Historia.