Seminci reivindica que el cine se vea en las salas en el cierre de su 64 edición

26/10/2019.- «El cine tiene eso tan especial que nos hace soñar». Lo ha dicho la periodista Elena Sánchez al comienzo de la Gala de Clausura de la 64 Semana Internacional de Cine de Valladolid, Seminci, celebrada en la tarde de hoy sábado, en la que ha actuado como maestra de ceremonias junto a la actriz Eva Marciel. De sueños y de premios que reconocen su materialización se ha llenado hoy el Teatro Calderón para despedir una nueva cita del festival, que ha programado 275 títulos entre largometrajes y cortometrajes.

Antes de comenzar con la entrega de premios, Sánchez y Marciel han reiterado el agradecimiento del festival a todas las instituciones y entidades que han hecho posible esta edición, para lo que han recuperado la canción que Pablo Carbonell les dedicó en la gala inaugural. Los de Seminci Joven (Mijn bijzonder rare week met Tess, de Steven Wouterlood) y Castilla y León en Corto (Muedra, de César Díaz Meléndez) han sido los primeros galardones en pasar por el escenario, en manos del actor Víctor Palmero, para recibir a continuación a Silvia Pérez de Pablos, directora institucional de la Fundación SGAE, y María Miró, miembro del jurado del Premio Dunia Ayaso, que han entregado el reconocimiento en homenaje a la directora canaria. Un premio que aplaude filmes que muestren personajes femeninos en un papel protagonista o que mejor retraten la situación de la mujer en la actualidad. Ha recaído en esta ocasión en La hija de un ladrón, de Belén Funes. «Muchas gracias por este premio que lleva un nombre tan bonito. Gracias por considerar que nuestra película, de alguna forma, es el retrato de una mujer más allá de estereotipos y lugares comunes». Son palabras de Funes que ha pronunciado en su nombre el coguionista del filme, Marçal Cebrian, presente hoy en Valladolid.

Cristina Castro, miembro del jurado de la Espiga Verde, ha recordado que se la ha llevado en esta 64 Seminci Honeyland, de Ljubo Stefanov y Tamara Kotevska, y que la película The Price of Progress, de Víctor Luengo, ha recibido una Mención Especial. Gabriel Raposo, secretario del Jurado Joven del festival, ha subido también al escenario junto a la actriz Laura Minguell para presentar su galardón en Sección Oficial para The Farewell, de Lulu Wang. 

Acompañada por Gonzalo Miró, Eva Marciel ha destacado que el festival ha celebrado en esta 64 Seminci el 40 aniversario de El crimen de Cuenca, el único filme prohibido en España durante la democracia, con la proyección del documental Regresa el Cepa, de Víctor Matellano. Aquel largometraje lo firmó Pilar Miró, que hoy da nombre al premio que reconoce la mejor dirección novel en Seminci: la de Mouina Medoour en Papicha, en esta 64 edición. Ha recogido la alondra en nombre de la directora el actor y, ahora, también cineasta Miki Molina, que ha dado las gracias al jurado de parte de la productora Bteam por «destacar la dirección de Mounia en esta película tan maravillosa que habla sobre cómo la libertad se conquista en año pero se pierde en segundos».

DOC. España ha sido la siguiente sección en entregar sus galardones de manos de Hernán Zin, premiado en 2018 y miembro del jurado en esta edición, que ha alabado las «películas maravillosas» que se han proyectado en el apartado. Daniel Méndez, productor de La libertad es una palabra grande, de Guillermo Rocamora, ha recogido el premio del apartado dedicado al documental con sello nacional. El trabajo de Andrés Sanz en El Cuadro ha recibido una Mención Especial.

En la pantalla instalada del Teatro Calderón ha aparecido a continuación el director de Frisson d’amour, Maxence Stamatiadis, galardonado con el premio al Mejor Cortometraje de Tiempo de Historia: «Me siento extremadamente feliz y halagado, pero no puedo estar hoy con vosotros por otra buena noticia: voy a tener un bebé». También a través de un vídeo ha agradecido Alexander Nanau el segundo premio de largometrajes de la sección documental a concurso por Colectiv, que gira en torno a la precariedad del sistema sanitario en el país del director, Rumanía: «Espero que este premio ayude a que la película llegue a más gente, porque sus escenas son de interés mundial». El primer premio ha sido para The Cave, de Feras Fayyad.

El crítico de arte y cine Christos Skyllakos ha sido el encargado de hacer entrega del premio que la crítica internacional, FIPRESCI, otorga anualmente en el festival, que ha recaído en A vida invisível de Eurídice Gusmão, de Karim Aïnouz: «El director transmite una mirada feminista equilibrada de la realidad social contemporánea y ofrece un buen ejemplo de cine nacional e internacional».

Por cuarto año consecutivo, la Fundación Triángulo y Seminci han entregado la Espiga Arco Iris, que premia aquellos filmes que dirigen su mirada hacia la diversidad sexual y la identidad de género. And Then We Danced, de Levan Akin, se ha llevado este año uno de los más recientes premios del palmarés de Seminci (se entregó por primera vez en la 63 edición). Stephen Smith, de Avalon, distribuidora de la película, ha apuntado que «es una historia sobre la importancia de la libertad» antes de desear: «Espero que premios como este ayuden a que en el futuro en todo el planeta se puedan contar con toda libertad historias sinceras». Yolanda Moreno, miembro del jurado, ha hecho referencia a que Nech je svetlo (Let There Be Light), de Marko Škop, ha conseguido una Mención Especial.

Basil Da Cunha, premiado en Punto de Encuentro

Adrián Lastra y Marina San José han entregado el Premio de la Juventud de Punto de Encuentro, para Le miracle du Saint Inconnu, de Alaa Eddine Aijem, y el Premio al Mejor Cortometraje Extranjero, para Hãy tỉnh thức và sẵn sàng, de Pham Thien An, que, a través de vídeo, ha asegurado que supone «una gran alegría y todo un honor». Otro vídeo de agradecimiento se ha proyectado a continuación, el del director de Bik eneich: un fils, Mehdi M. Barsaoui, galardonado con el Premio del Público del Punto de Encuentro, que ha entregado la actriz Ruth Gabriel. Junto a ella, Álvaro Arroba, miembro del jurado de la sección, que ha hecho entrega del Premio de ‘La noche del corto español’ por Solsticio de verano a la directora Carlota González-Adrio, quien, acompañada por la protagonista, Aida Folch, ha dado las gracias al festival «por confiar y apoyar a la gente joven». Malene Choi, en representación del jurado de Punto de Encuentro, ha podido entregar en mano a Basil Da Cunha, director de O fim do mundo el primer premio del apartado: «Agradezco este premio porque veo el cine como una forma de dar voz a los más desfavorecidos, a la gente que normalmente no tiene oportunidad de expresarse».

El palmarés de Seminci se engrosa a partir de este año con un nuevo galardón, el Premio ‘José Salcedo’ al Mejor Montaje, en recuerdo del que fuera montador de cabecera de, entre otros directores, Pedro Almodóvar. Lo ha entregado otra montadora, Teresa Font, quien ha puesto en valor su «imprescindible pero a veces olvidada labor» y ha afirmado que este premio es «un espaldarazo definitivo para Pepe, de quien Pedro Olea dijo que trabajar con él era como llegar a un picnic bajo el sol». Ana Amigo ha recogido el galardón en nombre de los ganadores, Marie-Hélène Dozo y Tristan Meunier, por Le jeune Ahmed, de Jean-Pierre y Luc Dardenne.

Han llegado a continuación los dos reconocimientos interpretativos, presentados por los actores Óscar Jaenada y Nerea Barros. Stephan Smith ha regresado al escenario para llevarse el de Levan Gelbakhiani por And Then We Danced como Mejor Actor. Las actrices Julia Stockler y Carol Duarte, protagonistas de A vida invisível de Eurídice Gusmão, han agradecido el premio que comparten por su interpretación en la película, y han avanzado que llegará a las pantallas el próximo 22 de noviembre.

La escritora Rosa Montero, miembro del Jurado Internacional, ha leído unas palabras de los hermanos Dardenne tras señalar que en ambos ha recaído el Premio ‘Miguel Delibes’ al Mejor Guion: «Escribirlo fue una aventura peculiar en la que nos encontramos en la posición de la madre del protagonista, pues el personaje se nos escapaba radicalmente, obligándonos a escapar de lo novelesco».

Camila Kater posa con su alondra

La protagonista de la película de clausura, Anna-Maija Tuokko, ha entregado la alondra a Mejor Cortometraje Europeo por Carne a Camila Kater, a quien ha arropado la productora del filme, Chelo Loureiro. «Agradezco el premio al festival y a todas las mujeres bravas que cuentan sus historias en este trabajo, y se lo dedico a las cineastas a las que el gobierno de mi país, Brasil, quiere callar, pero que continuarán haciendo el cine que quieren hacer», ha dicho Kater.

Thierry Forte, en representación del Jurado Internacional, ha reivindicado el cortometraje como formato, antes presentar los trabajos premiados en esta edición con la Espiga de Plata  (Movements, de Dahee Jeong) y la Espiga de Oro (The Physics of Sorrow, de Theodore Ushev). Ambos directores han aparecido en vídeo en el Calderón y han coincidido en señalar que el del festival es «un público maravilloso».

Otro miembro del Jurado Internacional, Dilip Mehta, ha resaltado la «impresionante» fotografía de la película que ha resultado galardonada en esta categoría gracias al trabajo de Aymerick Pilarski: Öndög, de Wang Qua’an. Por su parte, la actriz Natalia Roig ha recogido el Premio del Público de Sección Oficial para Papicha en nombre de su directora, Mouina Meddour. La intérprete ha transmitido un mensaje de la productora, Bteam: «Gracias, porque, ¿qué sería de las películas sin su público?».

Keti Machavariani, también integrante del Jurado Internacional, ha presentado la Espiga de Plata, que ha recaído en A vida invisível de Eurídice Gusmão, de Karim Aïnouz, mientras que la actriz Kira Miró junto a Miguel Sanz, director general del Consejo Regulador de Ribera del Duero, ha dado paso al vídeo de Rúnar Rúnarsson para agradecer el Premio ‘Ribera del Duero’ a la Mejor Dirección.

El último galardón en entregarse ha sido la codiciada Espiga de Oro, con la que en esta 64 Seminci se ha alzado Öndöng, de Wang Qua’an. En su nombre ha recogido la espiga Enrique González Kühn. La gala de clausura ha finalizado con la proyección de Master Cheng, la nueva película del finlandés Mika Kaurismäki, que su protagonista, de nuevo en el escenario, ha definido como «una historia de amor, comida y naturaleza».

Antes de comenzar el filme, las presentadoras de la gala de clausura se han despedido dando las gracias al público del festival «por llenar las salas, porque el cine hay que disfrutarlo en la pantalla grande, debemos reivindicarlo» y al grito de «¡Que viva la Seminci!».

Publicado en 64 Seminci, Noticia destacada, Últimas noticias.