Ostrochovský ofrece en ‘Servants’ una nueva mirada a la relación entre la Iglesia Católica y el comunismo

Ivan Ostrochovský, en rueda de prensa por videoconferencia

30/10/2020.- El director eslovaco Ivan Ostrochovský ha presentado este viernes en la Sección Oficial de la 65 Semana Internacional de Cine de Valladolid Servants, largometraje que estrenó el pasado mes de febrero en la sección Encuentros de la Berlinale y que ofrece una nueva mirada sobre las relaciones que, durante la etapa comunista, mantuvieron la Iglesia Católica y el régimen.

El largometraje, segundo de ficción del cineasta, más vinculado al mundo del documental, parte de un episodio real: el director tenía un amigo que había estudiado en el seminario en el que se desarrolla la trama, donde la mayoría de los seminaristas secundaron una huelga de hambre que se plasma en la cinta, y consideró que aquel evento podía aportar «un punto de vista nuevo sobre el régimen comunista».

«Esta cuestión, que también se da en otros países del Este, la de la colaboración entre la Iglesia Católica y los regímenes comunistas, era un tema que no se había tocado hasta entonces y queríamos usar algunas historias reales», ha explicado en la rueda de prensa posterior a la proyección el director, quien ha añadido que entre 1968 y 1989 la policía secreta desarrolló su máxima actividad y eliminó a muchas personas.

Narrar esos hechos suponía sacar a la luz la organización Pacem in Terris, una sociedad creada por el régimen en el seno de la propia Iglesia con el fin de ejercer el control y que, para el director, representa un cisma, una división en el seno de la propia institución, ya que en Checoslovaquia convivieron una Iglesia Católica oficial y otra no oficial en sus relaciones con el régimen.

Ostrochovský, que tenía en mente el proyecto desde el año 2014, encontró que uno de sus puntos fuertes radicaba, precisamente, en el «potencial visual» de rodar en el seminario y de hacerlo en blanco y negro. «Para mí es muy importante el tema, pero también la ubicación, porque no me considero buen guionista: estoy más en el ámbito de lo visual. La elección del blanco y negro era ideal por la vestimenta de los personajes y por el entorno. Además, al trabajar con actores no profesionales que en ocasiones pueden no interpretar tan bien, la atmósfera y el espacio a veces aportan emoción y sentimientos y se convierten en pilares de la película», ha detallado.

Junto a los actores no profesionales, en el elenco figura Vlad Ivanov, bien conocido por el público, y entre todos han conseguido establecer «una armonía», según ha explicado el director, quien ha apuntado que la colaboración con Rebecca Lenkiewicz en el guion buscaba transformar su historia en un relato «universal, identificable y relevante» para todo el mundo, no solo para personas de países de Europa del Este.

Tras su paso por la Berlinale, Servants iba a estrenarse la pasada primavera en Eslovaquia, República Checa, Rumanía e Irlanda, aunque la pandemia obligó a posponerlo hasta este otoño, lo que tampoco ha sido posible, según el relato de la productora, Katarina Tomková. «Estamos esperando a estrenar en pantalla grande antes o después, porque ambos, Ivan y yo, estamos convencidos de que es una película para la pantalla grande», ha afirmado antes de abogar por esperar a la evolución de los acontecimientos en los países que coproducen el filme.

Publicado en 65 Seminci, Largometrajes, Noticia destacada, Sección Oficial, Últimas noticias.