Carl Theodor Dreyer: la pasión de un cineasta

‘La palabra’ (Ordet, 1955), de Carl Th. Dreyer

3/2/2021.- En 1964, la Semana puso en marcha un ciclo retrospectivo sobre un realizador que observa y refleja el problema religioso: Carl Theodor Dreyer (1889-1968). Será la primera vez que el Festival programa la obra de uno de los directores cuyo nombre permanece asociado a la historia de Seminci.

Dreyer está considerado como uno de los maestros del cine: 132 años después de su nacimiento y 53 después de su muerte, su imagen como artista está más viva que nunca. La fama de Dreyer se sustenta en los catorce largometrajes que hizo entre 1918 y 1964.

En 1967, el maestro Dreyer presenta una de sus obras más emblemáticas: Gertrud (1964). Después del ciclo sobre su obra en 1964, la Semana estrena la última película dirigida por Dreyer dentro de la Sección Informativa; quizá su proyección en versión original danesa sin ningún tipo de subtítulos impide a los espectadores apreciar su valor.

En 1968, la Semana brinda un homenaje a Dreyer, fallecido el 20 de marzo de ese año, con la proyección de La pasión de Juana de Arco (La passion de Jeanne d’Arc, 1928) y La palabra (Ordet, 1955).

En 1995, coincidiendo con su 40 edición, el Festival echa la vista atrás y recupera su filmografía como homenaje a uno de los principales autores que había estado ligado a sus propios comienzos. En colaboración con el Danske FilmMuseum y el Statens Film Central, de Copenhague, se proyecta toda su filmografía (la mayoría, en copias nuevas) con su velocidad correcta de paso: catorce largometrajes, siete documentales y el film Carl Th. Dreyer: min metier (Torben Skjodt, 1995). El músico Roberto González, habitual colaborador del Festival, acompaña al piano las proyecciones de las películas de su etapa muda.

Además, se publica el libro “Carl Theodor Dreyer. Sobre el cine”, que recopila, por primera vez en castellano, los escritos críticos y teóricos más sobresalientes del cineasta danés, fragmentos de entrevistas y otros textos presentados y anotados por Donald Skoller, con introducción de Ib Monty (director del Danske FilmMuseum) y una cronología preparada por Maurice Drouzy.

“Los mejores films de Dreyer pueden contemplarse desde distintas perspectivas, pero deben verse ante todo como obras de arte universales que comunican experiencias humanas, explorando el alma de nuestros semejantes tal como se refleja en sus rostros”, escribía Ib Monty en la introducción del libro.

Fuente: Libro “50 años de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (1956-2005). Una ventana al mundo”, de César Combarros Peláez.

Publicado en Autores de Seminci, Más Seminci, Otras ediciones, Últimas noticias.