‘Buñuel en el laberinto de las tortugas’, una historia sobre una bella amistad dentro del cine

Salvador Simó, director

21/10/2019.- La sección Spanish Cinema ha proyectado este lunes 21 de octubre el largometraje Buñuel en el laberinto de las tortugas de Salvador Simó. Una película sobre la amistad entre Luis Buñuel y Ramón Acín que cuenta la historia del rodaje del documental Las Hurdes. Tierra sin pan. Es una adaptación de la novela gráfica de Fermín Solís pero «viendo la historia desde otro lado». En el cómic, Luis Buñuel aparece representado como una mala persona, por eso, después de que el dibujante de cómics les diera vía libre, decidieron contar su visión de esa historia.

A pesar de que trata un suceso verídico, el rodaje en Las Hurdes, hay muy poca documentación de lo que realmente ocurrió allí. Este filme es una representación dramática de lo que pudo ocurrir desde el punto de vista de los guionistas. Salvador Simó ha explicado que «es una ficción, habrá gente que este de acuerdo y otra que no, y con toda la razón del mundo porque no se sabe lo que sucedió en Las Hurdes», ha asegurado el realizador en el coloquio posterior con el público.

Los cineastas intentaron plasmar, gracias a la técnica de la animación, esa época a través de los valores que había y de lo que pasaba, siendo fieles con la sociedad de aquel momento. Respecto al estilo que eligieron para realizar la película, la animación, Salvador ha contado que «hay un trabajo muy grande para intentar que todo lo que hay en la película esté en sincronía con la historia». Los movimientos son más toscos porque es una historia dura, no podían hacer una animación suave, tipo Disney, porque no hubiera funcionado. Además, las propias imágenes de Luis Buñuel incluidas en el largometraje dan el toque de realidad a ese suceso.

El director ha asegurado que en esta película «Luis Buñuel hay momentos en los que te cae bien y otros en los que te cae fatal pero se debe a que era un personaje muy contradictorio y esa es una gran virtud porque te permite describirle desde muchos ángulos». En la narración, a través del concepto de los sueños, han podido acceder al subconsciente de Luis Buñuel, que nos cuenta sus orígenes, cómo su infancia lo marcó. También el viaje a Las Hurdes fue para soltarse del lastre de lo que era el surrealismo visual de su amigo Dalí y encontrar su propio camino.

El documental fue un punto de inflexión para Buñuel, pasó de un surrealismo visual a uno basado en la forma de comportarse del ser humano. Simó ha afirmado que «este personaje ha intentado siempre ser muy trasgresor, cambiar el mundo a través de provocar a la gente, hacer que la gente piense». «En las películas de Buñuel siempre hay algo que uno no entiende y cuando uno comienza a pensar, empieza a mejorar el mundo de alguna manera»”, ha añadido.

Este largometraje ha hecho historia porque ha sido la primera vez que una película de animación ha estado preseleccionada para representar a España en los Oscar. Salvador Simó ha dicho que «es un gran premio para la industria de la animación en el país, ya que se está tomando la animación desde todos los puntos de vista como algo más serio, no solo como algo para niños».

Publicado en 64 Seminci, Más Seminci, Spanish Cinema, Últimas noticias.