Antonio Hernández: «Gracias por permitirme jugar a ser un dios humilde en cada película»

De izquierda a derecha, Roberto Álvarez, Ruth Gabriel, Avelino y Antonio Hernández y José Ramón González

22/10/2019.- En el marco de la celebración del Día del Audiovisual de Castilla y León, el cineasta salmantino Antonio Hernández ha recibido hoy la Espiga de Honor de la 64 Semana Internacional de Cine de Valladolid, Seminci, 40 años después de visitar por primera vez el festival con su primer largometraje, F.E.M. Arropado sobre el escenario del Teatro Zorrilla por los actores Roberto Álvarez y Ruth Gabriel, además de José Ramón González, director de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y León, el realizador ha dado las gracias a Seminci por «apostar por la permanencia del cine y su difusión» y también al público, por permitirle «jugar a ser un dios humilde en cada película».

«Con el cine nos inventamos universos, hacemos de los sueños otra realidad en la que vivir lo imposible, en la que tiempo y espacio se enamoran». Así ha descrito Hernández su profesión, para añadir después: «Debo mi carrera a la persona que creyó en mí el primero y más que nadie, quien estuvo en este escenario conmigo hace 40 años y al que invito a subir para una segunda toma de ese plano, para mejorarlo». Su hermano Avelino, con quien escribió y produjo la película que ha marcado su filmografía, En la ciudad sin límites, elegida para completar hoy el homenaje del festival. Dicho filme, que también dirigió, logró cinco nominaciones a los Goya, para alzarse finalmente con el galardón al Mejor Guion (junto con el de Mejor Actriz de Reparto para Geraldine Chaplin).

Por películas como esa, Roberto Álvarez, uno de sus protagonistas, ha señalado que «Antonio forma parte de la historia del cine español». «Además de mi mejor amigo, es un hombre sabio: sabe de cine, de lenguaje, de dónde colocar la cámara… y, por si fuera poco, escribe como los ángeles», ha añadido. El intérprete asturiano ha puesto en valor el trabajo de Hernández con los actores: «La mejor forma de dirigirlos es desde la bondad, desde el aplauso, y así lo hace él». Álvarez ha concluido su intervención deseándole al cineasta «que vengan muchos más premios merecidos como este».

Se ha deshecho también en elogios hacia el salmantino su tocayo Antonio Saura, que no ha podido estar presente en el homenaje pero ha dedicado unas palabras al director en la voz de Ruth Gabriel: «Siempre he valorado tu capacidad para contar historias y tu obsesión continua por buscar el más difícil todavía». El productor también ha tenido un recuerdo para En la ciudad sin límites: «He llevado esta película conmigo por todo el mundo como ejemplo de cómo se hace bien cine en España». Ha destacado, además, «el elenco genial» que Hernández reunió para este filme: junto a Chaplin, Leonardo Sbaraglia, Ana Fernández, Adriana Ozores y el propio Roberto Álvarez, entre otros. «Y Fernando Fernán Gómez, a quien diste el gran papel del final de su vida», ha afirmado Saura.

Tras recibir la enhorabuena de la actriz María Valverde en la pantalla del Teatro Zorrilla a través de un vídeo («gracias por haberme hecho parte de tu maravillosa carrera»), y antes de despedirse para dar paso a la proyección de la película, Hernández ha prometido: «Volveré antes de que sea tarde».

Publicado en 64 Seminci, Espigas de Honor.