La entrega de espigas y premios pone el brillante broche a la 67 Seminci

El cineasta irlandés, Jim Sheridan, ha recibido la Espiga de Honor del Festival de cine de Valladolid, como también lo ha hecho Antonio Resines, aunque en su caso en manos de Fernando Colomo por encontrarse enfermo de Covid

La Semana Internacional de Cine de Valladolid ha puesto en la tarde de hoy, 29 de octubre de 2022, un espectacular broche a su 67 edición con la entrega oficial de las espigas que adornan el palmarés a los, en definitiva, grandes protagonistas del Festival, los y las cineastas que han sabido ganarse con su buen hacer el beneplácito de los expertos de los distintos jurados y, por supuesto, de los espectadores. Doble brillo ha adquirido, además, la Gala de Clausura de esta tarde, con la entrega de sendas espigas de honor al cineasta irlandés, Jim Sheridan, y al actor español Antonio Resines, quien, pese a no haber podido acudir al acto personalmente por encontrarse nuevamente contagiado de Covid-19, ha protagonizado uno de los momentos más emotivos del acto.

Con el público en pie y bailando y aplaudiendo al ritmo del famoso tema musical de Jeanette ¿Por qué te vas?, interpretado por la propia cantante. Así, como echando ya de menos a una edición fantástica de la Seminci que se va, ha culminado la Gala de Clausura que han conducido al unísono la actriz vallisoletana Eva Marciel y la periodista y presentadora abulense de Televisión Española (TVE) Elena S. Sánchez.

La cantante que pusiera voz al camino a la Transición con su tema Soy Rebelde -que da, además, título a uno de los documentales que han protagonizado una de las proyecciones especiales del Festival-, ha sido, en este caso, la encargada de abrir y cerrar una celebración que nuevamente tenía como escenario un abarrotado Teatro Calderón y que ha contado con el acompañamiento musical del quinteto Glass Glassy, así como del compositor Juan Antonio Simarro y el músico Fito Robles, de Siloé.

Karra Elejalde e Ivan Barnev.

Después de 273 películas de cine, de buen cine, de ese cine que conmueve, de cine de autor, de realizadores prestigiosos y también debutantes, que nos deja huella, la Seminci se ha despedido de un público vallisoletano fiel, que destila cinefilia, que se ha volcado y que ha vuelto a llenar las salas como antes de la pandemia, tal y como han subrayado las maestras de ceremonia antes de ceder el escenario a los premiados y a miembros de los distintos jurados y reconocidas caras de la cinematografía y el mundo cultural español como Julieta Serrano, Rubén Ochandiano, Laura Rozalén, Mabel Lozano, el exintegrante del grupo Tequila Alejo Stivel o Gonzalo Miró, que se han encargado de entregar los trofeos.

Primer gran aplauso para Jim Sheridan

El primer gran aplauso de la noche se lo ha llevado un director, productor y guionista que desde los 17 años quería hacer historias que removiesen, que transmitieran emociones, Jim Sheridan. El cineasta nacido y criado en Dublín ha recibido la Espiga de Honor de manos de su compatriota y presidenta del Jurado Internacional de esta edición, Kate O’Toole, quien, como ya hiciera en la Gala Inaugural, ha querido dirigirse al público con una breve presentación en español. “No puedo expresar mis sentimientos por entregar el premio aquí a Jim esta noche”. “Por favor, señoras y señores, den la bienvenida a Jim Sheridan” ha dicho antes de que el público le recibiera con una grandísima ovación.

“Es fantástico recibir este premio de Valladolid” ha dicho un emocionado Jim Sheridan sin dejar de subrayar también que “nunca» ha conocido «a nadie tan bueno como Javier Angulo dirigiendo un festival”.

Tras el reconocimiento honorífico, le ha llegado el turno a los premiados en esta edición por sus trabajos en las distintas secciones. Pese a las lógicas ausencias, muchos y muchas han sido los y las cineastas que han desfilado por el escenario para recoger sus respectivos galardones, expresar sus agradecimientos y dejar también en algunos casos sus mensajes y dedicatorias personales.

Raúl Herrera, muy sonriente al recoger el Premio Castilla y León en Corto de esta 67 Seminci por su trabajo Plein Air, ha sido el primero en pasar por el atril, momento que ha aprovechado para compartir el premio con su equipo técnico y “con la gente del Valle de Mena por cómo nos acogisteis”, un galardón que ha dedicado a sus padres.

Colm Beiréad.

Le ha tomado el relevo Dania Bdeir, quien ha recogido la Espiga Arcoíris a su cortometraje Warsha, programado en Sección Oficial. En español, ha agradecido a la Seminci “por tenerme aquí”. Esto, ha dicho, “es muy especial y muestra cuánta pasión y respeto tiene el Festival a los cortometrajes”. “Necesitamos instituciones como Seminci para expresarnos en lugares seguros”, ha señalado también antes de dedicar el premio a su actor, a los migrantes y a su nación, Líbano, de la que ha dicho que es “un país hermoso que ha sufrido mucho, es mi inspiración y espero pueda volver a levantarse”.

También han recogido personalmente su premio Alex Sardà, director del considerado como el mejor trabajo de la sección DOC. España, Hafreiat, y David Greenwald, director de Afghan Dreamers, que ha conseguido uno de los Premios del Público organizados por el diario El Norte de Castilla, en concreto el reservado a la sección Tiempo de Historia, y que ha protagonizado una de las dedicatorias más reivindicativas de la noche. “Dedico este premio a las soñadoras afganas, a las niñas afganas que no pueden ir al colegio, a las mujeres afganas que no pueden trabajar a pesar de ser abogadas, jueces. Sabemos de la historia lo que pasa cuando nos mantenemos en silencio, y no lo podemos hacer”, ha dicho en tono reivindicativo antes de llevarse su aplauso.

También reivindicativas han sido las palabras de Zaynê Akyol, que ha recogido el Segundo Premio de Tiempo de Historia por Rojek junto al encargado de Fotografía de la cinta, Arshia Shakiba. “Posiblemente sepan que en el noreste se Siria las fuerzas democráticas están intentando defender valores que son comunes a muchos de nosotros y, en ocasiones, tienen que tratar con miembros de ISIS. Me gustaría defender a aquellos kurdos y sirios que han sido abandonados y tienen que tratar con estas personas”, ha expresado en tono muy solemne la realizadora antes de asegurar que es un honor para ella haber recibido este premio de la Seminci.

Gala Hernández López, directora de La Mécanique des fluides ha recogido, por su parte, el premio al mejor cortometraje de Tiempo de Historia, que ha agradecido a la Seminci, al jurado, a los productores, al equipo y a todos los amigos con los que ha hablado «horas y horas sobre cómo evitar la misoginia». “La forma no es apuntarles con el dedo, sino con inversión en una educación pública que se base en la igualdad”, ha subrayado tras recibir su galardón.

Lubna Azabal agradece el premio a la Mejor Actriz a través de un vídeo.

Enormemente agradecido a la Seminci, a su director, Javier Angulo y, sobre todo, “a ustedes, ciudadanos de Valladolid, que se nota que tenéis buen gusto por el cine”, ha recogido uno de los dos premios del público de Punto de Encuentro Michael Kinirons, por The Sparrow, compartido con Joyland, de Saim Sadiq.

También se han acercado al atril, Santiago Ráfales y Clàudia Clot Payet, director y productora de L’avenir, el premio de La Noche del Corto Español.

El humor de Karra Elejalde

Una de las presencias que más aplausos ha desatado ha sido, como cabía esperar, la de los actores protagonistas de Vasil, Karra Elejalde e Ivan Barnev, quienes han compartido ex aequo el premio al Mejor Actor por su trabajo en la cinta de Avelina Prat. “Me siento muy contento, muy feliz, muy agradecido, gracias Valladolid, gracias ciudadanos de Valladolid, gracias Javi, gracias Ribera del Duero que me habéis regalado mi peso en vino. No puedo decir que os llevo en mi corazón, pero os llevaré en el hígado”, ha dicho el actor vasco antes de desatar las risas del público y de ceder el testigo a su compañero de rodaje, el actor búlgaro que encarna a Vasil y que se ha mostrado enormemente agradecido a la directora por elegirle.

Como la suya, también ha sido muy aplaudida la presencia, hasta en dos ocasiones, de Colm Bairéad, director de The Quiet Girl, la película que se ha llevado la Espiga de Plata, el premio del público de la Sección Oficial y el premio Fipresci. El gran triunfador de la noche ha agradecido estos reconocimientos al Festival, al público, a su esposa y productora del filme, al equipo, a la autora de la obra literaria en la que se basa su película y, en definitiva, a todos los que, “con su apoyo, han garantizado el futuro del cine gaélico en Irlanda”.

Fernando Colomo recoge la Espiga de Honor otorgada a Antonio Resines.

Por el escenario y el atril han pasado también Guðmundur Arnar Guðmundsson, director de Beautiful Beings, y uno de los jóvenes protagonistas de la cinta, Birgir Dagur Bjarkason. “Muchas gracias al Festival, al jurado y más que nada al público. Hice esta película para intentar conectar con los jóvenes y estoy muy contento de que haya ganado el premio de la juventud porque era el objetivo”, ha afirmado el realizador al recibir el Premio del Jurado Joven.

Mensaje especial, en este caso para sus pequeños espectadores, ha tenido Alexis Morante, director de El universo de Óliver, muy contento al ver reconocido su trabajo con el premio de la sección Seminci Joven, del que ha hecho partícipes a esos niños con los que el otro día compartió la presentación de su trabajo y que, ha dicho, “quizá quieran más besos y menos superhéroes”. Su dedicatoria del trofeo ha sido para su abuelo.

Además de ellos, pasaron por el escenario el director de la obra ganadora de la Espiga de Oro al Cortometraje y del Premio EFA Short Film Nominee Valladolid 2023, Arquitectura emocional 1959, León Siminiani, que lo hizo acompañado de sus productoras, y el responsable de Avalon, Stefan Schmitz, distribuidor en España de Decision to Leave y Le otto montagne, quien recogió los premios cosechados por ambos filmes, el José Salcedo al mejor Montaje y a la mejor Fotografía, respectivamente.

Agradecimientos a través de vídeo

Por su parte, han querido agradecer mediante vídeo sus respectivos premios Kristoffer Borgli, director de Sick of Myself, mejor película para el jurado de Punto de Encuentro; la ganadora del premio a la Mejor Actriz, Lubna Azabal por su trabajo en Le Bleu du Caftan; el Premio Ribera del Duero al Mejor Director, Jerzy Skolimowski por EO; el ganador de la mención especial Espiga Verde y la Espiga de Plata al mejor cortometraje, João Gonzalez, por Ice Merchants, y el ganador del premio Miguel Delibes al mejor Guion de la Sección Oficial por Les Passagers de la nuit, Mikhaël Hers.

Jim Sheridan.
Espiga de Honor en la distancia

Tras la entrega de los galardones y antes del cierre musical, la Gala de Clausura ha vivido uno de sus momentos más especiales con la entrega de la Espiga de Honor a Antonio Resines, uno de los actores más queridos del cine español. Una entrega que ha tenido que realizarse en la distancia por encontrarse el homenajeado contagiado de Covid “otra vez, que le tengo una afición que no es normal”, ha expresado con humor el homenajeado a través de un vídeo. “Me hacía muchísima ilusión”, ha dicho antes de dar las gracias a Valladolid y a la Seminci y dejar la recogida en manos del director Fernando Colomo, que ha compartido con el público algunas anécdotas de sus experiencias cinematográficas con el propio Resines.

Curiosamente, el actor Jorge Sanz, que iba a hacer entrega de esta Espiga de Honor a Antonio Resines, tampoco ha podido viajar a Valladolid por encontrarse con Covid, si bien también ha compartido, a través de un vídeo, algunas palabras con los espectadores de una Gala de Clausura fantástica, a la altura de lo que ha sido la 67 Seminci.

Noticias relacionadas