Ken Loach, la mirada radical

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print
Ken Loach, en el teatro Calderón junto al actor Atta Yaqub y el guionista Paul Laverty

22/6/2021.- En ocasiones, autores que han dado sus primeros pasos en la Seminci se han convertido en puntales recurrentes de su programación. Directores que han crecido como cineastas frente al público del certamen, testigo de cada una de las obras que llegaban a las pantallas. Cuatro décadas de trabajo separan Kes (1969) de Looking for Eric (2009), el primero y el último largometraje de Ken Loach (Nuneaton, 1936) que han pasado por Valladolid.

En el medio, razones de sobra para considerar al británico como uno de los realizadores de mayor peso del panorama europeo actual. Películas que, como Mi nombre es Joe o Felices dieciséis, galardonadas con la Espiga de Oro, lo han colocado, además, como uno de los realizadores más premiados en la historia del Festival.

La relación de Loach con Valladolid arrancó en 1971, cuando se convirtió en el gran descubrimiento de la edición. El británico encandila al público de la 16 Semana con su segundo largometraje para cine, Kes (1969). La obra del realizador llega de este modo por primera vez a España y consigue el Premio Ciudad de Valladolid, con lo que la Semana se convierte en la puerta de acceso de su filmografía a este país.

Hubo que esperar dos décadas para ver de nuevo la obra de Loach en Valladolid. La 36 Semana programa Riff-Raff (1991) y logra la Espiga de Plata y el Premio de la Juventud. A raíz de ese triunfo, el festival decide organizar un año después la retrospectiva más amplia que ha recibido en todo el mundo, con casi 30 películas para cine y televisión.

El autor había conseguido una gran repercusión en su primera etapa con obras como Cathy Come Home (1966) o Family Life (1971), y en los últimos años había regresado al primer plano de la actualidad gracias al éxito de Agenda oculta (Hidden Agenda, 1990) y la mencionada Riff-Raff.

Denise O’Keefe, la encargada de gestionar esta retrospectiva, recuerda las dificultades que entrañó ese apartado: “Por su fuerte posicionamiento político contra Margaret Thatcher, Loach era una persona muy vigilada desde el poder y nunca se había organizado un ciclo sobre su obra fuera de Gran Bretaña. Además, tuvimos importantes dificultades para conseguir muchos de sus trabajos para televisión, por los problemas que había entonces en Inglaterra con los derechos de los actores que trabajaban en ese medio. Años después del ciclo, se empezaron a suceder las llamadas de otros festivales de todo el mundo preguntándonos cómo habíamos conseguido copias de sus primeras obras”.

Como complemento a las proyecciones, el certamen edita “Ken Loach. La mirada radical”, de Julian Petley. El cineasta viaja a Valladolid por primera vez y recibe la Espiga de Oro Especial.

Desde entonces, Loach se convierte en un habitual en la programación de Seminci. La 39 Semana programa en Sección Oficial Ladybird, Ladybird (1994) y logra el premio al Mejor Actor para Vladimir Vega. Loach regresa en la 42 edición, en esta ocasión con el documental Los estibadores de Liverpool (The Flickering Flame, 1996), que participa en la sección Tiempo de Historia.

La Sección Oficial de la 43 edición programa Mi nombre es Joe (My Name Is Joe, 1998), film que cuenta con un amplio respaldo con la presencia en Valladolid del propio Ken Loach, el guionista Paul Laverty, el coproductor Gerardo Herrero y la actriz Louise Goodall. Este film se convierte en el gran triunfador de la edición, al hacerse con la Espiga de Oro, el Premio del Público y el galardón al Mejor Actor, para Peter Mullan.

La 45 y 46 edición programa en Sección Oficial, fuera de concurso, los nuevos trabajos del británico: Pan y rosas (Bread and Roses, 2000) y La cuadrilla (The Navigators, 2001), y en la 47 Seminci Loach participa por partida doble. Por un lado, es uno de los directores que participa en la película inaugural, 11’ 09’’ 01. 11 de septiembre, film colectivo con once cortometrajes realizados por autores como Youssef Chahine, Amos Gitai, Alejandro González Iñárritu, Shohei Imamura, Samira Makhmalbaf, Sean Pean o el propio Ken Loach.

Además, vuelve a la competición con Felices dieciséis (Sweet Sixteen, 2002), con la que obtiene, por segunda vez, la Espiga de Oro, además del galardón a la Mejor Dirección de Fotografía para Barry Ackroyd. El Jurado Internacional, dentro de la sección oficial de largometrajes, premió por unanimidad la decimosexta película de Ken Loach, donde retrata la dura realidad de unos adolescentes sin mejor futuro que trapichear con droga, en el caso de Liam para ayudar a su madre, una ex yonqui encarcelada, y a su hermana, madre soltera.

Fiel a su cita con la Seminci, Loach acudió de nuevo a Valladolid en la 49 edición, acompañado por el guionista Paul Laverty y el actor Atta Yaqub, para presentar Solo un beso (Ae Fond Kiss…, 2004), un proyecto financiado entre Gran Bretaña, Alemania y España que participa en Sección Oficial a concurso. El film se alza finalmente con el Premio del Público.

La última participación de Loach, uno de los realizadores más omnipresentes y laureados en la historia del Festival de Valladolid, fue en la inauguración de la 54 Seminci con el estreno, fuera de concurso, de Looking for Eric (2009), una nueva película de trasfondo social y humano con Eric Cantona, ex futbolista del Olympique de Marsella y del Manchester United, como uno de sus principales protagonistas.

Fuente: Libro «50 años de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (1956-2005). Una ventana al mundo», de César Combarros Peláez.

Noticias relacionadas