Neus Ballús: «’Sis dies corrents’ es una película sobre la diversidad de hogares y de familias que hay en nuestro país»

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print

«En el origen de esta película hay una voluntad de explorar el mundo del trabajo. El compañero de mi madre es fontanero, y siempre nos contaba muchas de las cosas que le pasaban cuando iba a las casas… Así que esta es una película sobre cómo vivimos, sobre la diversidad de familias y de hogares que hay en nuestro país». Con estas palabras, la directora catalana Neus Ballús compareció en rueda de prensa este martes 26 de octubre de 2021 en el Salón de los Espejos del Teatro Calderón, para contar qué le había llevado a rodar su tercer largo, Sis dies corrents, una película entre el documental y la comedia que conjuga la ficción con elementos de la vida cotidiana, y en la que hay realismo, drama y un humor peculiar.

Neus Ballús acudió a Valladolid acompañada de los tres protagonistas del filme y de la productora Miriam Porté. «Para saber quién quería que me acompañara en la película, me fui a la Escuela del Gremio de Instaladores de Barcelona, donde vi a más de mil personas». Ballús quería que fueran trabajadores, no actores profesionales. Cuando eligió a Valero Escolar y Mohamed Mellali mantuvo encuentros preparatorios con ellos durante dos años, para escribir un guion que se adaptara a sus capacidades interpretativas, aunque también les dejase vía libre a la improvisación.

Valero Escolar recordó que, al principio, él pensaba que Neus Ballús estaba haciendo su tesis de fin de carrera. «Le dije a mi mujer: si me llama, le echaré una mano. Luego vi que era una directora de cine de verdad…», comentó. Para Escolar, que se fue metiendo en el proyecto con muchas dudas sobre su propia capacidad interpretativa, esta es «una película de gente de la calle para gente de la calle, en la que cada uno tiene una historia que contar». También Mohamed Mellali dudó al principio que aquella película fuera en serio. Y Pep Sarrà, por su parte, comentó que no sabía cómo Neus Ballús había dado con él, ya que estaba jubilado. «Pero me encontró. Le dije: no me des textos porque me voy a liar… y me dejó hacer y ser yo mismo».

«Cuando empezamos a rodar, había veces que me iba a casa cabreado, porque pensaba que no le había dado a la directora lo que ella quería. Había que improvisar, algo que en la vida real sale solo, y vives, pero aquí… El rodaje fue complicado, había muchas emociones, pero también se creó una ilusión, la de hacer la película…», comentó Escolar. «Era como ir a trabajar de verdad. Nosotros no nos conocíamos de antes, pero éramos del oficio y daba la sensación de que nos conocíamos de siempre», le secundó Pep Sarrà.

La productora Miriam Porté confesó que, desde un principio, el proyecto de Neus Ballús le pareció interesante y bonito, aunque fuera arriesgado apostar por una película que se iba a rodar a lo largo de un proceso incierto y dilatado en el tiempo. «Se abrían interrogantes, resultaba inquietante trabajar así, con un material tan sensible, impredecible, frágil…».

Ballús explicó que el rodaje había sido largo, pero con un plan de trabajo que contemplaba aspectos como la creación de confianza con los actores, para que ellos pudieran expresarse de forma natural. «Yo tenía que escribirles una película a medida, llevarles a momentos emocionales distintos, porque además los clientes de las casas a las que van a trabajar tampoco eran actores. Planteamos averías reales, en las casas, para que tuvieran que repararlas de verdad. Hubo que crear un entorno de ficción que ellos sintieran que era real. Íbamos a rodar cada día sin saber muy bien lo que iba a ocurrir». Es así como consiguieron crear ese «espíritu de frescura e incertidumbre» que se respira en la película.

Y es que, para la directora, como para los actores, en Sis dies corrents «la vida se expresa». «Es una película sobre gente real que habla de sí misma o a partir de sí misma, en situaciones en cierto modo imprevisibles. Había que dirigir sin saber que iba a ocurrir, y confiar en que habría sorpresas. Obligar a los actores a ir en una dirección hubiera matado su sinceridad», apuntó Ballús.

La directora contó que el montaje, que se prolongó durante nueve meses, había sido particularmente difícil. «Fueron más de 70 horas de grabación, con tomas de más de 15 minutos». También Miriam Porté, la productora, calificó el montaje como «un trabajo de orfebrería, en el que hubo que afinar mucho para que el conjunto fuera verosímil».

La película está viviendo su estreno en España en esta 66 Seminci, tras su premiere mundial en el Festival de Locarno, donde se llevó el premio a la mejor interpretación masculina (ex aequo para Mohamed Mellali y Valero Escolar), el premio Europa Cinemas Label otorgado por un jurado de exhibidores a la mejor película europea, y una mención especial del jurado joven independiente.

Sis dies corrents se proyecta hoy martes 26 a las 19.00 horas en los teatros Carrión y Calderón, y mañana miércoles a las 22.30 en los cines Broadway.

Noticias relacionadas