La 66ª Seminci llama a «activar los sentidos y disparar los sentimientos» en las salas de cine

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print

La 66ª edición del Festival Internacional de Cine ha celebrado este sábado, 23 de octubre de 2021, la gala inaugural que sirve como pistoletazo de salida de nueve días de puro cine, en un año lleno de aniversarios y proyecciones especiales, entre los que destacan el medio siglo desde el rodaje de La naranja mecánica, los 60 años desde la aparición de los Beatles o los centenarios de Berlanga o Fernando Fernán Gómez, entre otros. La actriz y presentadora Ana Morgade arrancó la ceremonia con su especial sentido del humor, que comenzó con un homenaje a las bandas sonoras de la historia del séptimo arte («La música del cine te cambia la vida»).

Tras ello, Morgade dio paso a Pedro González Bermúdez y Malcolm McDowell, una de las estrellas invitadas de esta Seminci que ha venido a representar el documental La naranja prohibida, sobre el estreno de la mítica película de Kubrick en el marco de la 20ª Semana de Cine de Valladolid en 1975: «Es un verdadero honor estar en el festival que fue muy valiente de estrenar aquella película en una época de mucha censura», celebró.

La madrina de la 66ª edición, Emma Suárez, leyó una emotiva carta de Javier Angulo, director de la Seminci, un llamado a volver a las salas de cine tras unos meses difíciles, recuperar lo que teníamos antes de la pandemia y volver al cine de autor de la Seminci. La carta apelaba a esas películas que se atreven a acercarnos «a la realidad, los conflictos humanos y lo que nos rodea desde otros ángulos, desde otro punto de vista», y con la certeza de «poder volver a sentir cómo se activan los sentidos y se disparan los sentimientos».

Acto seguido llegó el momento de dar la primera Espiga de Honor de la 66ª Seminci. Javier Godino, Clara Lago, Mariela Besuievsky, Oscar Martínez y Eduardo Blanco, junto a un videomensaje de Natalia Verbeke, recordaron sus vivencias junto al director de ‘El hijo de la novia’. Juan José Campanella recogió agradecido su Espiga de Honor y calificó la Seminci como «algo que ha ido acompañado» a toda su carrera, desde que Juan Carlos Frugone fuera a Cannes a ver El niño que gritó puta. «Es como mi segunda casa», añadió, visiblemente emocionado.

Eva Marciel presentó los títulos a concurso dentro de la Sección Oficial y dio la bienvenida a los principales integrantes del jurado de esta sección, presidido por Deepa Mehta, quien tomó la palabra para aplaudir que los filmes a concurso de la 66ª Semana de Cine «representa a la diversidad de todos los países del mundo». La cineasta concluyó citando a Bertolt Brecht; «el arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma», e invitó a todo el público de Seminci a «celebrar el cine y el arte».

Una estupenda versión de Todo cambia de Mercedes Sosa a cargo del Trío Caracol armonizó el ‘in memoriam’ de quienes fallecieron a lo largo del año vinculados, de una u otra forma, al mundo del cine. Las secciones Spanish Cinema y DOC.España (con la versión de Take a walk on the wild side a cargo de Glass Glassy) precedieron a la irrupción en el escenario de Manuel Iborra, Antonio Resines y Emma Suárez, que recuerdan las desventuras en torno al rodaje de su film 1992 Orquesta Club Virginia en el documental La Club Virginia, que se exhibe en esta Semana Internacional de Cine de Valladolid: «Manuel Iborra es un liante pero a veces le salen cosas bien», ironizó Resines. Suárez quiso recordar la figura de Enrique San Francisco, que les hizo pasar «un rodaje genial».

Elia Galera, Eva Martín y Benito Zambrano aprovecharon para dar unas pequeñas pinceladas a modo de aperitivo de la película que se presentaría al día siguiente, Pan de limón con semillas de amapola, que continuó la serie de anticipos en filmes patrios con grandes estrellas. Con, y también sobre. Las proyecciones especiales cuentan en su haber con respectivos documentales sobre Berlanga o, fuera de concurso en la Sección Oficial, en torno a Fernando Fernán Gómez. Sobre este último, ‘Viaje a alguna parte’, su directora Helena de Llanos explicó que «intenta combinar las técnicas del cine documental con las de ficción para contar una historia, con la presencia, y la ausencia, de Fernán Gómez y Emma Cohen», de quienes recordó la necesidad de seguir el aire propio y de perderle el miedo al miedo.

Clara Roquet cerró la gala inaugural acompañada por buena parte del reparto de su filme Libertad, cinta a concurso dentro de la Sección Oficial de la 66ª Seminci, y que funciona como película inaugural que marca el comienzo de esta edición.

Noticias relacionadas