Coronado, Sampietro, José Luis Alcaine y Álex de la Iglesia, Espigas de Honor de la 66ª Seminci en el Día del Cine Español

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print
  • Los cineastas recibieron oficialmente sus Espigas de Honor en una Gala desde el Teatro Calderón que contó con la presencia de Esther García, Manuel Gutiérrez Aragón, Teresa Font, Emilio Gutiérrez Caba, Gracia Querejeta, Irene Visedo, Judith Colell, Enrique Urbizu, Carlos Areces y Pablo y Mafalda Carbonell.

La 66ª edición del Festival Internacional de Cine de Valladolid ha conmemorado hoy martes, 26 de octubre de 2021, el Día del Cine Español; y lo ha hecho mediante la entrega de las Espigas de Honor a cuatro grandes profesionales del séptimo arte patrio en sus respectivas especialidades artísticas: en la interpretación, José Coronado y Mercedes Sampietro; en la dirección de fotografía, José Luis Alcaine, y en la realización, a Álex de la Iglesia.

Jose Coronado

En la rueda de prensa anterior a dicha gala y moderada por la periodista Eva Moreno los cuatro cineastas han querido verbalizar su agradecimiento a este premio de la Seminci: «Es un honor que se acrecienta al compartirlo con tres monstruos a los que admiro desde que empecé», manifestó Coronado. El protagonista de La caja 507 y No habrá paz para los malvados ha rememorado cómo sus comienzos con Seminci fueron difíciles, «con una película de Delibes que se recibió con pataleos hace 35 años» (en referencia a El tesoro). «Me propuse conseguir un premio antes o después, jamás imaginé que sería una Espiga de Honor».

Sampietro ha destacado que para ella la Espiga de Honor de la Semana de Cine es «un reconocimiento de cariño muy grande», y que para su vida «Seminci es algo muy importante», donde ha compartido «cosas buenas, cosas malas y cosas divertidas». En cualquier caso, el reconocimiento que hoy le otorga el Festival le supone, en última instancia, algo que recibir «con mucha ilusión».

José Luis Alcaine, más filosófico, asume que un premio a la trayectoria profesional implica, ineludiblemente, «volver la vista atrás», y aunque es alguien que prefiere «mirar adelante a mirar atrás», concede que «es muy interesante repasar y revivir épocas, momentos y películas». Con todo, a vista de pájaro el director de fotografía enfoca su Espiga como «un punto y seguido, un punto y vuelta a empezar».

Alex de la Iglesia, visiblemente entusiasmado, ironizó que él recibía la Espiga de Honor «con horror», ya que aún se siente «un crío, un adolescente». Jamás pensó que recibiría un premio «a estas alturas», aunque para él en un sentido más profundo «el verdadero premio es encontrarte con hermanos, eso es algo muy especial», en referencia a sus tres compañeros en el Salón de los Espejos.

Comienzos, éxitos y futuros

A indicación de Moreno, los cuatro cineastas reflexionaron sobre sus primeros pasos en la industria del cine. Coronado recuerda que con sus estudios en Medicina y Derecho, además de varios restaurantes, asumía que el cine «solo estaba reservado a aquellos cuyos padres ya se podían dedicar a esto». Poder ganarse la vida mediante la interpretación es para el protagonista de La vida de nadie «una bendición que cae del cielo, es una profesión divertida y enriquecedora».

José Luis Alcaine

Sampietro, alineada con su compañero frente a las cámaras, también respira su trabajo como una «casualidad», mientras que Alcaine rememoró sus dificultades para ser aceptado en la escuela de directores de fotografía «al no pertenecer a ningún conclave hispano». Para uno de los profesionales más singulares en su campo de la cinematografía nacional, «entonces consideraban que yo no tenía ni idea, porque no me adaptaba a los demás».

De la Iglesia identifica su acercamiento al cine como «de filiación, de pasión y de adicción», cuando miraba al cine como un panteón de dioses «en el que estaban Loki, Thor y Pilar Miró». Su relación «de amor-odio» con su amigo Enrique Urbizu, al que afirma «envidiar profundamente por su talento», fraguó los primeros pasos del autor de La comunidad y El día de la bestia, que aprendió mediante su trabajo en decorados y experiencias con el atrezzo la importancia de la sintonía con el equipo, «No penséis que las películas de Saura o Pedro (Almodóvar) las han hecho ellos, son directores como José Luis Alcaine que si no ajustan bien el diafragma o no quieren a rabiar a su director no tendríamos hoy Ay, Carmela», expuso. «Sin ellos, sin ninguno de los tres, no habría cine español».

Mercedes Sampietro

Los cineastas agasajados en la Gala del Cine Español de la 66ª Seminci también volvieron la vista atrás a sus mayores logros y se atrevieron a elucubrar sobre su futuro con una Espiga de Honor en su haber. Coronado no tuvo problemas en identificar No habrá paz para los malvados como la mejor decisión de su carrera: «Enrique Urbizu tiene la valentía de romper con lo establecido»; y consideró que el premio de hoy «trae más alegrías pero no cambia tu forma de ver tu trabajo ni de ver la vida».

Sampietro, tras un momento de reflexión, optó por su trabajo en El pájaro de la felicidad, en el que coincidió con Alcaine. Este en cambio aprovechó la pregunta sobre la importancia de la Espiga en su trayectoria para alabar a la Semana de Cine de Valladolid: «Normalmente estos premios se conceden a una sola persona por cada edición del festival, pero es una maravilla que la Seminci haya optado por premiar a cuatro personas de cuatro departamentos distintos y les sienten hoy aquí juntos a hablar de cine». Esta reflexión le llevó a una defensa de la experiencia de ver películas en pantalla grande y desde una sala: «Hay una unión del público con nosotros que se pierde en la visión en casa, solitaria»-

Por su parte, De la Iglesia juzgó difícil en exceso escoger un único momento que sobresaliera por encima de los demás: «En la vida hay épocas buenas, épocas terribles, y cosas maravillosas que pasan en épocas terribles». Sin embargo, con ánimo de ser esencialista y responder a la pregunta planteada, el artífice de 30 monedas destacó que «cada película es una guerra: el cine acelera la vida y en ese sentido todo cobra importancia; tu amigo es tu amigo del alma, y necesitas usar todo tu carisma para seducir y atrapar a aquel que dice que ‘solo es un profesional’, que sabemos que es mentira, para que te quiera con toda su fuerza y consigáis hacer juntos una película extraordinaria».

Los cineastas recibieron oficialmente sus Espigas de Honor en una Gala desde el Teatro Calderón que contó con la presencia de Esther García, Manuel Gutiérrez Aragón, Teresa Font, Emilio Gutiérrez Caba, Gracia Querejeta, Irene Visedo, Judith Colell, Enrique Urbizu, Carlos Areces y Pablo y Mafalda Carbonell.

Noticias relacionadas