Álex de la Iglesia: «En este momento el modelo audiovisual español es probablemente el más exitoso en Europa»

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print

El director vasco Álex de la Iglesia ha ofrecido este martes la primera de las master class programadas en el marco de la 66 Seminci, festival que además le rinde homenaje con la entrega de una de sus Espigas de Honor. Durante su conversación con la presentadora de Canal Seminci Eva Moreno y con el público, el director de filmes «de culto» como El día de la bestia, La comunidad o Las brujas de Zugarramurdi ha hecho hincapié en el buen momento por el que atraviesa el sector audiovisual español, que a su juicio es uno de los «más exitosos» de Europa.

«Estamos en un gran momento para aprovechar y para cambiarlo todo: nunca he visto mejores películas que ahora. No ha habido películas de mayor calidad, más diversas y diferentes…», ha destacado el director, quien ha considerado que, en el momento actual, el modelo audiovisual español es probablemente uno de los más exitosos en Europa «y esto no lo dice nadie».

De la Iglesia, quien se ha referido a la «democratización del contenido», es decir, al hecho de que algunas series españolas tengan 110 millones de espectadores en todo el mundo, ha insistido en que el actual es un momento de grandes oportunidades para contar historias ya que existe una «auténtica sed de contenido», lo que no puede nunca ser considerado como un problema y que tiene que llevar a reflexionar sobre los nuevos modelos de expresión que cuentan las cosas de otra manera y también sobre «lo viejuno de algunos planteamientos».

«Ahora estamos en uno de los momentos más apasionantes: es un desafío, está cambiando la industria y los modelos de mercado. Lo intuimos hace diez años y se rechazó, y ahora se ha hecho soberanamente patente”, ha defendido antes de asegurar que, ante ello, se puede reaccionar «con temor, aprensión, estremecimiento o sobrecogimiento», o bien puede convertirse en un desafío en el que percibir las posibilidades de cambio que entraña.

En la misma línea, ha considerado que el cine se ve donde lo ve el público ya que este es «soberano». Es por ello que, para que los espectadores vuelvan a las salas de cine, hay que conseguir que estas respondan a ese desafío y logren que las proyecciones sean «extraordinarias», porque solo de esa manera se logrará sacar a la gente de sus casas, algo que es cada vez más complicado. 

La esencia de la risa

Defensor a ultranza del humor y de la risa, De la Iglesia rechaza cualquier consideración que infravalora el humor o los cómic. «Odio lo de “la risa por la risa no vale”. La risa tiene sentido en sí misma. De hecho, la esencia de la risa es no tener sentido», ha asegurado antes de equipararla con «el ácido corrosivo que disuelve» todo lo que genera sufrimiento a las personas.

Convencido, por tanto, de que el hecho mismo de reírse «justifica una existencia», el director y productor ha ironizado sobre los directores que presumen de la filosofía o los mensajes sobre su visión de la vida que trasladan en sus obras porque, en su opinión, no tiene por qué haber cosas importantes detrás, razón, entre otras, por la que le gusta Mirindas asesinas.

«¿Como que el entretenimiento es frívolo? ¿El trabajo es importante y el entretenimiento no? Entonces, ¿cuál es el objetivo de la vida? ¿Trabajar? ¿Algo que consigue hacerte feliz no es importante?», ha cuestionado antes de reiterar que el humor «sin compensación moral o ética» posterior merece la pena.

Álex de la Iglesia, quien visitaba hoy por primera vez la Seminci, ha abordado también algunos de los procesos creativos en torno a la realización de una película y, en respuesta a una cuestión lanzada desde el público, se ha referido al papel de los guionistas y a las exigencias a las que se enfrentan en el momento actual.

«Si hay algo desvalido en esta industria es el guionista; es el departamento más importante en la industria, porque cuando hay necesidad de contenidos se invoca su presencia», ha explicado antes de reconocer que además de ser el «menos atendido», su trabajo es objeto de una manera de pensar «muy perjudicial». «Se les pregunta por qué no tienen ideas que no cuesten nada pero que sean súper apasionantes… y eso ocurre una vez cada mil millones de guiones. Para conseguir eso hay que ser un tremendo guionista”, ha reconocido.

La vida se mide en películas

El encuentro protagonizado por De la Iglesia, que en febrero arrancará el rodaje de la segunda temporada de la serie 30 monedas, ha estado plagado de recuerdos y anécdotas de su vida y de sus películas, que como ha confesado, en un momento determinado llegaron a estar tan unidas que se disiparon los límites entre una y otras. «A determinada edad el cine se convierte en una experiencia vital y no se distingue entre el cine y la vida. Ya no cuentas los años, sino cuentas las películas. De repente, tu vida son las películas… eso es lo maravilloso de hacer cine», declaraba para, a continuación, reconocer que estructura su vida no según el calendario normal, sino a través de sus filmes.

De ellas también rescata a personas como el actor Álex Angulo, por quien le han preguntado y sobre quien ha asegurado que le hizo «mejor persona» y le enseñó «honestidad». Angulo, un tipo «increíble», murió en un accidente de tráfico «por bondad», ya que tenía que haber ido con chófer al rodaje y llevó su propio coche para ahorrar, porque se trataba de una producción pequeña.

Hombre educado en el «espíritu jesuítico», Álex de la Iglesia ha compartido también consejos con los asistentes, muchos de ellos jóvenes estudiantes: «escuchad mucho y haced poco caso»; «aprended de todo, no os dejéis llevar por el criterio unívoco de nadie… y a saco, porque intentarán que las cosas no sean como tú quieres que sean»; «¿prefieres un error tuyo o un acierto ajeno?»; «en un guion solamente se escriben acciones., no descripciones. El guion es una medida de tiempo y producción y cada página es un minuto de una película» o «el montador tiene que tener desapego por el material para poder montar con tranquilidad».

«Hay una ley de oro: si estás muerto o eres de fuera, las cosas van bien», ha añadido. Aunque ese no ha sido su caso… 

Noticias relacionadas